Presentación

En la actualidad, desgraciadamente, la violencia machista sigue presente en nuestro día a día expresada de diferentes formas y en múltiples espacios. Esta violencia es visible en algunos casos, por ejemplo, con indicios físicos. Sin embargo, también existen formas de violencia más invisibles, como los piropos por la calle, que hemos interiorizado y normalizado en muchas ocasiones. En cualquier caso, el entorno de todas y cada una de las situaciones de violencia de género cuenta.

Reconocemos que cuando la violencia se ejerce por una persona conocida para la víctima, el entorno más cercano de esta también se ve afectado. Normalmente, los miembros de la familia –hijas e hijos, hermanas y hermanos, madres y padres–, amistades, compañeras de trabajo e incluso vecinas y vecinos. Por ello, durante el período de confinamiento para frenar la pandemia de la COVID-19, especialmente las primeras semanas, se produjo un incremento de las llamadas realizadas por personas del entorno de la víctima de la violencia de género. Este suceso muestra una mayor concienciación e implicación del entorno en la lucha contra la violencia de género.

Asimismo, cuando la violencia tiene lugar en un espacio público y puede ser ejercida por personas desconocidas para la víctima, la reacción y la vivencia del entorno inmediato también cuenta. Presenciar la situación puede despertar emociones y provocar acciones en estas personas, por ejemplo, cuando alguien decide intervenir cuando ve a un chico molestando a una chica entre la multitud de gente de un concierto.

Unir esfuerzos y crear sinergias para la acción popular ante la visibilización y la actuación de forma conjunta frente a un problema social como es la violencia de género es el camino a seguir. Se deben construir redes de apoyo y de cuidados para la prevención y la erradicación de esta violencia.

Por ello, este año queremos poner el foco en todas estas personas externas a la dinámica de violencia en sí, pero que también la viven y la sufren, y que si no actúan la pueden perpetuar. Porque su testimonio cuenta, y es necesario que sea escuchado.

De esta forma, se va a abrir un espacio para dar voz a las experiencias de las personas que viven la situación de violencia de género de manera cercana, en cualquier instante del proceso; desde la sospecha o detección de una posible situación de violencia de género hasta el momento de la denuncia, pasando por el apoyo y acompañamiento –psicológico, jurídico, sanitario y social– que se proporciona durante todo el proceso.

En este enlace, puedes ver el cortometraje ““NO” (2018) – Cortometraje contra la violencia de género” que muestra cómo la relación de violencia que se establece en una relación de pareja, acaba afectando a todo su círculo cercano, quien comparte con la víctima una responsabilidad para poner fin a la violencia.

Con el objetivo de visibilizar la importancia del papel del entorno de la violencia de género, el sufrimiento que las personas cercanas a la víctima pueden padecer y la importancia de que su testimonio cuente, Fundación Mujeres convoca el concurso de Microrrelatos “No es un cuento. En la violencia de género el entorno también cuenta”. Esta edición del certamen, dividida en dos categorías –Escolar y General– y en dos ámbitos de participación –Extremadura y Estatal–, se dirige a personas comprometidas con la prevención y la erradicación de la violencia de género.

Así, os alentamos a participar en esta VII Edición 2021 de Microrrelatos contra la Violencia de Género, que este año tiene como hilo conductor las vivencias de las personas del entorno de la víctima de la violencia de género en todas sus formas, no reduciendo esta violencia a las relaciones afectivas, sino toda la violencia contra las mujeres. Los microrrelatos seleccionados serán maquetados y publicados a través de nuestras redes, pudiendo ser utilizados como herramienta educativa para diversas finalidades. El concurso concluye con un acto de cierre y lectura de los microrrelatos finalistas.

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto “Educar en Igualdad Extremadura”, un programa de Fundación Mujeres desarrollado gracias a los Fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género con cargo a los créditos recibidos por el Ministerio de Igualdad. Secretaría de Estado de Igualdad. Subvencionado por la Consejería de Igualdad y Portavocía de la Junta de Extremadura. SINCO/2021/0000002836