Educar en igualdad

Recursos educativos para la igualdad

y la prevención de la violencia de género.

Actualidad

Destacado

Educaci贸n para la feligres铆a y segregaci贸n en las aulas (y II)

day.2, 28 de month.8 de 2012

Educaci贸n para la feligres铆a y segregaci贸n en las aulas (y II)

Coeducaci贸n · Informaci贸n · Opini贸n · Sociedad

ESPA帽A

http://blogs.elpais.com

La historia no se repite, simplemente no cambia, son las personas que se acercan a ella las que descubren como nuevo aquello que no ha dejado de estar ah铆, aunque es cierto que no siempre con la misma visibilidad.

Mucho de lo que est谩 pasando tiene que ver con el posconservadurismo y el posmachismo, un d铆a me detendr茅 m谩s despacio en ellos, pero hoy s贸lo me centrar茅 en dos de sus 聽principales caracter铆sticas: la aparente neutralidad y el cientificismo.

Los planteamientos que se hacen desde estos nuevos p煤lpitos laicos parten de la base de que todas las propuestas e iniciativas que se han realizado para modificar las referencias tradicionales, nacen de ideolog铆as cerradas y limitadas que quieren imponer sus valores a toda la sociedad en contra del orden establecido, que es presentado como neutral y descargado de ideolog铆a, de ah铆 que a lo de los dem谩s lo llamen adoctrinamiento y a lo suyo educaci贸n. Pero como este planteamiento es limitado y choca frontalmente con posiciones socialmente aceptadas (matrimonio entre personas del mismo sexo, pol铆ticas de igualdad, lucha contra la violencia de g茅nero sin culpabilizar a las mujeres ni presentarlas como autoras de denuncias falsas, nuevos modelos de familia, utilizaci贸n de anticonceptivos, recurso a t茅cnicas de reproducci贸n asistida, aborto, nuevas formas de vivir la sexualidad鈥), se recurre al cientificismo, es decir, a la utilizaci贸n de datos e informaciones provenientes de trabajos cient铆ficos o pseudo-cient铆ficos para, de este modo, justificar sus planteamientos. Algunos de estos ejemplos de manipulaci贸n lo tenemos en afirmaciones como 鈥渆l 70% de las sentencias por violencia de g茅nero no son condenatorias, lo cual significa que el 70% de las denuncias son falsas鈥, 鈥渆l 80% de la sociedad est谩 a favor de la custodia compartida, por lo que el 80% de la sociedad est谩 en contra de otros modelos de custodia y a favor de la compartida en cualquier circunstancia鈥, o hace tan s贸lo unos d铆as con las declaraciones del congresista Todd Akin al afirmar que 鈥渃omo en la mayor铆a de las violaciones no se produce un embarazo, el hecho de que la mujer est茅 embarazada demuestra que no se ha producido una violaci贸n鈥. Casi siempre act煤an del mismo modo, se trata de coger un dato aparentemente cient铆fico y darle una interpretaci贸n interesada para justificar sus planteamientos, otras veces el propio estudio ya parte con el sesgo de la ideolog铆a, pero el resultado es el mismo. Es la forma de proceder desde el posconservadurismo y su 鈥渘eoadoctrinamiento鈥.

La propuesta y defensa de segregar a ni帽as y ni帽os en las escuelas, y de hacerlo con dinero p煤blico entra de lleno en esta estrategia, incluso muchos la intentan presentar como un nuevo descubrimiento capaz de resolver todos los problemas que existen en la sociedad. Sin embargo, algunos olvidan que la canci贸n de 鈥渓os ni帽os con los ni帽os y las ni帽as con las ni帽as鈥 no es nueva, y que venimos de un modelo educativo donde la separaci贸n de ni帽os y ni帽as era lo habitual, por eso han cambiado de t谩ctica y han pasado a 聽utilizar los razonamientos posmachistas del posconservadurismo. SEGREGACION-2

Los planteamientos para defender la segregaci贸n en la educaci贸n parten de dos grandes argumentos, por una parte los cient铆ficos, y por otra los formales o legales, pero en verdad ambos son parte de la manipulaci贸n.

1. ARGUMENTOS CIENT脥FICOS

El razonamiento es superficial y lineal, de ah铆 que aparezca tan obvio: Se recurre al dato cient铆fico de que el cerebro femenino evoluciona de manera distinta al masculino, especialmente en lo referente al lenguaje, a la expresi贸n de las emociones y a la audici贸n, y que todo ello repercute en el aprendizaje, y a partir de ah铆 se dice que es mejor educar separadamente a ni帽os y ni帽as. El mayor defensor de estas propuestas es Leonard Sax, m茅dico y psic贸logo estadounidense, que curiosamente ha montado todo un negocio alrededor de la educaci贸n diferenciada para ni帽os y ni帽as. Esto no es un problema en s铆 mismo, salvo por los estudios y trabajos verdaderamente cient铆ficos que critican sus conclusiones y propuestas, entre los que destacan los realizados por Mark Liberman, profesor de Ling眉铆stica y Ciencias Inform谩ticas de la Universidad de Pennsylvania. Estos estudios han demostrado que las informaciones de Sax no se sostienen desde el punto de vista cient铆fico, y que los trabajos que defienden la separaci贸n de ni帽os y ni帽as no se han dise帽ado teniendo en cuenta las diferentes variables que influyen en el aprendizaje, ni han sido realizados sobre una muestra amplia y adecuada. Cuando se han llevado a cabo siguiendo el m茅todo cient铆fico han 聽concluido que las diferencias que aparecen en los distintos grupos son interindividuales, no intersexos. Es decir, demuestran que las distintas personas, con independencia de si son ni帽os o ni帽as, poseen caracter铆sticas diferentes y siguen un ritmo de aprendizaje variable, pero no que dichas diferencias se deban al hecho de pertenecer al grupo de las ni帽as o de las ni帽os.

Las diferencias existentes entre ni帽os y ni帽as (anat贸micas, funcionales, neurol贸gicas, conductuales鈥) no son suficientes para establecer una distinci贸n entre ni帽os y ni帽as, tampoco para justificar la segregaci贸n en las aulas, y menos a煤n pueden considerarse de manera aislada a los factores sociales y culturales, que son las que le dan significado y los que permiten dirigir el comportamiento de chicos y chicas de manera distinta.

Los razonamientos de Leonard Sax y la justificaci贸n para segregar a ni帽os y ni帽as, como podemos comprobar, no se sostienen desde el punto de vista cient铆fico.

2. ARGUMENTOS FORMALES

El Ministerio de Educaci贸n, Cultura y Deporte, y el ministro Wert como m谩ximo responsable, 聽se agarran a la Convenci贸n de la UNESCO para defender la educaci贸n segregada, al recoger en su art铆culo 2 que esta pr谩ctica no debe considerarse como discriminaci贸n. El debate puede ser largo y extenso, pero desde el Ministerio no tienen en cuenta un par de detalles. Por un lado, puede haber coincidencia en que no sea discriminatoria si se garantiza el acceso en igualdad a la educaci贸n y si la segregaci贸n parte de una decisi贸n particular de las familias dentro de un marco educativo general, que impida que cualquier ni帽o o ni帽a pueda verse afectado por no poder acceder en igualdad a la educaci贸n, como consecuencia de la existencia de colegios o aulas segregadas. De hecho nunca se ha prohibido en Espa帽a ni se ha planteado suprimirla, lo que se plantea es que si se trata de una decisi贸n particular que no tiene ventajas formativas, como han demostrado los estudios, y en cambio s铆 puede influir en la convivencia, no sea sufragada con el dinero p煤blico, m谩xime cuando en los colegios de educaci贸n segregada, m谩s que en el aprendizaje acad茅mico, en lo que se insiste es en la transmisi贸n de unos determinados valores, ideas y creencias, totalmente respetables en una democracia, pero ajenos a lo que desde los presupuestos del Estado se debe promover.

Por otro lado, lo que olvida el Ministerio y el ministro es que la Convenci贸n de la UNESCO, al hacerse desde Naciones Unidas debe tener en cuenta la situaci贸n de la educaci贸n a nivel global. Y la situaci贸n a lo largo y ancho del planeta 聽muestra que en determinadas culturas, y debido a la influencia de algunas religiones, la 煤nica forma de permitir el acceso a la educaci贸n de las mujeres es a trav茅s de su separaci贸n en aulas o colegios diferentes. Naciones Unidas no puede dificultar la educaci贸n sobre una cuesti贸n que necesita del primer paso de la escolarizaci贸n, puesto que el resultado ya es conocido: Las ni帽as no acceder铆an a la escuela. Que este argumento sea utilizado por el Gobierno de Espa帽a en 2012 resulta bastante pobre y preocupante.

SEGREGACION-3Como se puede observar no hay razones serias para mantener la segregaci贸n en la educaci贸n con dinero p煤blico, salvo las que leg铆timamente parten de la ideolog铆a y las creencias. Por eso sorprende que desde las posiciones que menos han hecho por promover la Igualdad y acabar con la situaci贸n de discriminaci贸n social de las mujeres, que manifiestan que no deben ser ellas las que decidan sobre las cuestiones que le afectan de manera 铆ntima, personal y directa, que hist贸ricamente han pedido paciencia y resignaci贸n para afrontar los problemas que le afectan, que en muchos casos han retrasado la soluci贸n de esos problemas a otra vida鈥 ahora defiendan la segregaci贸n por el bien de las mujeres, para que las chicas no se vean lastradas por el retraso en el desarrollo de determinadas capacidades de los chicos, y para que estos no se sientan acomplejados ante el avance de ellas. No es muy coherente, y cuando la coherencia est谩 ausente la duda se convierte en sospecha.

La idea de mujer como complemento del hombre y volcada al cuidado a trav茅s de los roles de madre, esposa y ama de casa, como dec铆amos en el post anterior, podr谩 hacer de ellas muy buenas feligresas, pero la ciudadan铆a se vive en t茅rminos de derechos, y estos han de ser iguales para hombres y mujeres.